No solo la carretera Panamericana registra un avance ínfimo en una década de vigencia del contrato que de hecho impacta en el desarrollo regional y nacional. También constituye un clamoroso retroceso el uso de la ciudadela Mochica-Chimú (ex complejo deportivo Chicago), abandonado luego de la edición 17 de los juegos Bolivarianos 2013, según ha advertido hoy el secretario ejecutivo del Grupo Empresarial Pro Región La Libertad, Winston Barber Yrigoyen.
Explicó que, en el primer caso existe desidia en la burocracia del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, a cargo de la supervisión de los contratos de las dos concesiones y ejecución de las obras que ejecutan las concesionarias, Autopistas del Norte (de Pativilca a Trujillo) y Vial del Sol S.A. (COVISOL), de Trujillo a Sullana, desde el 2007 y 2009 respectivamente.

«ELEFANTE BLANCO»
En el segundo tema, la responsabilidad recae en el Municipio Provincial de Trujillo, entidad que perdió el año 2018 el laudo arbitral y cuyos resultados favorecieron al consorcio Chicago II, convirtiendo así a esta importante obra deportiva en un verdadero “elefante blanco”, desde hace seis años, en perjuicio de cientos de miles de jóvenes y hasta la fecha sin recepción oficial.
“Esta paralización o retraso de proyectos importantes que impactan en el desarrollo metropolitano y en la región, merecen una mayor atención de las autoridades responsables”, subrayó el representante del Grupo Empresarial.

POBRE AVANCE
Con información de Ositran, la construcción de la autopista de doble calzada en la región La Libertad registra un avance muy pobre y ni siquiera se han construido las nuevas vías de evitamiento de Chao, Virú, Trujillo, Paiján, San Pedro, Pacasmayo, Guadalupe y Chepén y varios óvalos o by pass en cruces importantes, sin mencionar los nuevos puentes sobre los ríos Chao, Virú y Moche, especialmente.
Los avances negativos ya se vislumbraban años atrás por cuanto el MTC no ha negociado la compra de terrenos ni expropiado y, en otras secciones, no ha liberado interferencias que se comprometió para el 2011, según contrato. Lo peor del caso es que hasta la fecha no tenemos el trazo definitivo de la carretera a pesar de los reiterados pedidos. A todo esto sumamos la inacción sobre el puente provisional de Virú, instalado luego del colapso de la obra original, por efecto de las lluvias y desbordes en marzo 2017. Este puente Bayly tiene informes de agotamiento y peligro y hasta la fecha no han iniciado la construcción de la obra definitiva, ha alertado Barber Yrigoyen.
Comentó igualmente que las cifras, actualizadas a junio del presente año, indican un 42.41% de avance monetario de la infraestructura concesionada, sin embargo, “los usuarios pagamos los peajes puntualmente y se supone que están depositados en un fideicomiso sin recibir el servicio por el cual cancelamos y, para muestra, solo debemos transitar en las mañanas o tardes por la carretera Trujillo- Chao y veremos que los 2,500 buses de personal de las agroindustrias originan que el tránsito sea muy lento”.

Es decir, precisó Barber Yrigoyen, “los problemas son más del Estado por la demora en la expropiación de terrenos que por las empresas concesionarias, lo que no solo dilata en exceso el avance de los trabajos, sino que encarece aún más las obras”.
Es decir, precisó Barber Yrigoyen, “los problemas son más del Estado por la demora en la expropiación de terrenos que por las empresas concesionarias, lo que no solo dilata en exceso el avance de los trabajos, sino que encarece aún más las obras”.

INSÓLITO Y ABERRANTE
Respecto a la ciudadela deportiva Mochica-Chimú, el dirigente empresarial manifestó que los problemas se originaron por la deficiencia en el expediente técnico e irregularidades en la contratación, conforme lo reconoció el propio municipio durante la gestión edil anterior.
“Quien sea que tenga culpa en la ejecución de esta obra que ha costado a los contribuyentes más de 100 millones soles, actualmente sin uso, y encima tener que pagar 11 millones de soles más ante la pérdida del laudo arbitral con la empresa constructora, es no solo insólito, sino aberrante”, sostuvo finalmente el dirigente empresarial.